Sistemas de apertura para tus muebles: Más allá de tiradores o pomos

Si piensas en el mueble de tus sueños, ¿con qué sistema de apertura lo imaginas más allá de los típicos tiradores o pomos? Vamos a descubrirlos en este artículo.

19/07/2022

Al día, abrimos y cerramos puertas y cajones en casa en numerosas ocasiones. Por eso, a la hora de elegir o diseñar un mueble, es importante decidir qué tipo de sistema de apertura prefieres. ¡Vamos a descubrirlos juntos!

Sistemas de apertura en muebles

A la hora de elegir o diseñar un mueble, decidir el sistema de apertura y cierre es fundamental para que el uso del mueble nos sea cómodo y funcional. Por eso, hemos recopilado los principales sistemas de apertura en muebles que existen para que elijas el más adecuado para el mueble que tienes en mente y hacerlo perfecto para ti.

Tirador clásico

Este es el sistema de apertura más tradicional, pero ha ido cayendo en el desuso al surgir otros tipos de mecanismos más cómodos o innovadores. Sin embargo, se sigue fabricando y sigue siendo una opción funcional y elegante. Es muy común en los muebles de cocina en forma de lengüeta.

Gola y gola plana

Habrás visto este sistema en numerosas ocasiones, especialmente en muebles de estilo minimalista. Esto se debe a su estética limpia y despejada, ya que tanto puertas como cajones apenas se diferencian excepto por la fina línea que los separa.
El mecanismo en sí es sencillo. Para crearlo, se incrusta un perfil de aluminio en forma de L o en forma de U dentro del hueco que queda entre mueble y puerta. De manera que se evita poner tiradores y se ahorra espacio.

Push & Pull

Este sistema es realmente cómodo. Visualmente, se parece a los de gola pero simplificando el diseño al completo, ya que no necesita ningún tipo de pieza para abrir o cerrar. Es un sistema elegante y discreto, ya que exteriormente no se ve nada y para abrir los cajones o puertas solo hay que presionar. Un toque, ¡y listo! Esto nos permite, por ejemplo, poder abrir si tenemos las manos ocupadas, cosa que seguro que en muchas ocasiones nos ha podido ocasionar algún que otro inconveniente en la cocina.

Puertas abatibles

Lo más característico de las puertas abatibles es que se abren desde el interior hacia el exterior. Se pliegan como un acordeón, y son más habituales en puertas que en muebles (en especial para separar espacios). No obstante, ¿qué te parece atreverte a diseñar un mueble con puertas abatibles?

Puertas correderas

Este tipo de apertura es ideal para zonas estrechas, ya que optimizan el espacio al máximo. Necesitas más espacio a lo largo de la pared, de manera que haya sitio suficiente para desplazar la puerta, pero precisamente por este motivo son muy buena solución para pasillos largos y estrechos. ¿En muebles? ¡También se utilizan! Muchos muebles de salón tienen dos puertas correderas, de manera que al abrir una se coloca sobre la otra. ¡Seguro que los has visto en más de una ocasión!

Uñero

Como su propio nombre indica, lo único que tenemos que hacer para utilizar este sistema de apertura es la uña, o más bien, la yema del dedo. Se trata de un conjunto de piezas que hacen esa forma de L en el canto de las puertas. La pieza con l que remata puede ser metálica o simplemente ser la propia madera de la puerta o cajón.

Apertura basculante

Este tipo de apertura es muy común en muebles superiores de cocina, es decir, los que tenemos en alto.  Se abren de abajo hacia arriba, y se mantienen abiertas de manera que puedes colocar y sacar objetos del mueble tranquilamente mientras la puertas se mantiene plegada. Posiblemente, este sistema lo hayas visto también en puertas de cochera, donde suele ser eléctrico.

Apertura batiente

Son las puertas clásicas que abres hacia ti, las de toda la vida. Son baratas y muy fáciles de instalar. Su mayor inconveniente, y por el cual se han buscado numerosas alternativas, es porque ocupan mucho espacio al abrirse (todo su ancho, de hecho), y en consecuencia limitan los movimientos. Su apertura es de entre de 90 a 180 grados. Una de las innovaciones más recientes a este sistema es la amortiguación para que den un golpe al abrirse o cerrarse.

Puertas escamoteables

Este es un sistema poco utilizado pero muy práctico para espacios pequeños. Las puertas escamoteables se abren y luego se “esconden” en los laterales del mueble, quedando completamente ocultas. Así, mientras están cerradas dejan cerradas zonas que solo queramos ver cuando las vayamos a usar, como un mueble de café. Puede que incluso las veas cubriendo toda una cocina en apartamentos pequeños, ¡una buena forma de ahorrar espacio!

 

¿Cuál de estos sistemas de apertura para muebles te ha gustado más? ¿Vas a optar por alguno de ellos en lugar de los clásicos pomos o tiradores? Para ayudarte a crear tu propio mueble, cuenta con fabrilisestudio.com

¡Síguenos en redes para enterarte de las nuevas publicaciones!

Fabricamos tus ideas

Amueblamos tus viajes

Últimos artículos