Cómo elegir el tono de la madera de tus muebles

Si vas a elegir el tono de la madera de tus muebles, a través de este artículo vamos a repasar todas las opciones para que elijas la que más se ajusta a ti.

06/05/2022

Si vas a elegir el tono de la madera de tus muebles, a través de este artículo vamos a repasar todas las opciones para que elijas la que más se ajusta a ti.

Los contrastes de la oscuridad

Si tienes pensado optar por la madera pintada en tonos oscuros, puede que te decantes por una de estas dos opciones a la hora de decorar el espacio en el que se encuentren.

La primera opción es que ese mueble oscuro contraste y destaque sobre tonos blancos. Si tenemos un comedor donde dominan los tonos neutros e introducimos sillas negras, éstas van a tomar protagonismo.

La segunda opción es que los muebles oscuros sean los que dominen la habitación, y estén acompañados por suelos y paredes que colores similares como un turquesa oscuro, por ejemplo. Esto nos permite que el contrate lo aporten elementos con colores dispares como el amarillo, el celeste o el fucsia. Estos colores destacarán enormemente sobre ese fondo oscuro y te harán conseguir un ambiente con una fuerte personalidad.

En general, los muebles muy oscuros están asociados con la elegancia y la sofisticación, pero hay que ser cuidadosos con no caer crear una decoración apagada, triste o aburrida. Con estas dos soluciones, puedes integrar los muebles oscuros sin perder el estilo.
Estos dos efectos están directamente relacionados con la iluminación, ya que veremos a lo largo de todo el artículo que es fundamental a la hora de jugar con los tonos de manera. En el primer caso, la luz la está captando el color blanco y neutro, de manera que el elemento disruptivo es el negro. En el segundo caso, la luz es atraída por los elementos de colores claros, de manera que destacan acarando un “brillo” propio.

¿En qué lugares de la casa integran muebles oscuros?

En la cocina, una buena idea es que los muebles sean oscuros y el resto de los elementos blancos o con tonos muy claros. De esta manera, los muebles de cocina serían el elemento fuerte, pero la cocina no queda apagada gracias a la luz del resto de la estancia.

En el comedor, la mesa o las sillas en tonos oscuros serán sin duda el foco de atención de la sala. Puedes apostar porque el conjunto de mesa y sillas sean de estos tonos, pero ten cuidado el resto de la habitación para no perder luminosidad.

En el baño, puedes apostar por un marco de madera en negro para el espejo por el mueble del lavabo en madera muy oscura. Los sanitarios suelen ser de color blanco, así que aquí es mucho más fácil compensar la oscuridad.

Un mueble oscuro, ya sea como cómoda de un dormitorio o como mueble de televisión en el salón, es lo bastante grande como para tomar el protagonismo de una estancia. En el caso del dormitorio, el resto de decoración puede ser más neutra, pero un salón sí suele tener muchas más cosas y por tanto debes tener más cuidado a la hora de combinarlo para que el espacio no parezca abarrotado.

La potencia de los tonos marrones

Si pensamos en la madera típica del estilo industrial o del rústico, se nos vendrán a la cabeza tonos medios que aportan un colorido muy particular a las habitaciones. Además del tono de la madera como tal, los barnices juegan aquí un papel importante a la hora de dar acabados más anaranjados u oscuros.

Los muebles de madera en estas tonalidades también destacan en estancias de tonos claros y encajan perfectamente con otros tonos más oscuros, de manera que son mucho más versátiles y pueden cuadrar perfectamente con cualquier habitación independientemente del estilo en el que esté decorada.
Por ejemplo, en un comedor, puedes combinar una mesa de madera en tonos intermedios con unas sillas oscuras, siempre que haya algún elemento más con este color oscuro, como una alfombra con algunos toques negros.

En caso de que tengas el suelo de parquet, es muy recomendable que los muebles sigan el mismo tono, de manera que haya unidad visual, y así los elementos que no sean de madera destacan mucho más. Los muebles y el suelo forman una base sobre la que “pintar” con el resto de elementos. Así puedes jugar con materiales y colores con lámparas, cuadros, sillones o jarrones.

Si tienes una decoración marcadamente rústico y la madera está también presente en paredes y techos, también es interesante seguir esta norma del color, pero con una diferencia. Si los tonos son más anaranjados, se suelen combinar con tonos verdes y rojos, tomando esa paleta de colores de los estampados de cuadros escoceses que tanto hemos visto en cabañas de montaña.
Si la madera tiene un aspecto más natural, sin barnices, o es blanca, puedes mezclar más colores, ya que se tiene más neutralidad y cuenta más margen para añadir elementos sin saturar.

Luz y tonos neutros

Si apuestas por tonos de madera claros, puedes usarlos como base para añadir toques de colores, o para crear una atmósfera de tonos neutros sencilla y relajante, donde el alma de la decoración reside en combinar texturas. Los muebles de tonos claros son un auténtico comodín, porque añaden luz y no llaman la atención, de manera que puedes reservar el foco de atención para otro elemento, como el sofá.

En el caso de los muebles claros, no es necesario seguir la norma que mencionábamos anteriormente sobre el tono del parquet. En este caso, ambos colores no chocarían, más bien se complementan, y podemos jugar con un parquet oscuro que destaque sobre el mueble de madera clara, o con dos tonalidades suaves que combinen entre sí.

Optar por estos muebles es generar el efecto contrario al que generan los muebles oscuros: hablábamos de piezas protagonistas en una habitación más neutra, y en esta ocasión se trata de muebles que generan serenidad, luz, y que no buscan ser el foco de atención.

¿Qué te ha parecido este recorrido cromático por los muebles de madera? ¿Ya has decidido en qué color quieres diseñar tus muebles? Cuando tengas los planos preparados, no dudes en enviarlos a fabrilisestudio.com

Últimos artículos